Revisitando huracanes del pasado en Puerto Rico

Smitten Puerto Rico: Havoc Wrought by Cyclone and Flood in our New Possession, Harper & Brothers, New York, History Miami, 1899

En medio de la temporada de huracanes, uno puede sentirse abrumado por la preocupación y la ansiedad al pensar en los efectos catastróficos de las tormentas tropicales. Los medios de comunicación y las noticias durante estos tiempos intentan mantener al público en alerta y expresar qué tipo de medidas preventivas deben tomar las personas para evitar daños o daños mayores. Parece que fue solo recientemente que escapamos de nuestra pasada temporada de huracanes de 2017, teniendo en cuenta las secuelas del huracán María en Puerto Rico.

El huracán María, el primer huracán de categoría 5 en llegar a la isla en 85 años, entra en una larga lista de huracanes devastadores dentro de la historia puertorriqueña, y algunos de ellos ya fueron documentados desde el siglo XVI. Con la relevancia del huracán María y su cobertura en los medios de comunicación uno puede preguntarse cómo se discutieron los huracanes en los periódicos históricos. Los periódicos puertorriqueños, como La Gazeta (1806-1902), La Democracia (1890-1948) y La Correspondencia (1890-1943) ofrecen información interesante sobre las últimas tormentas importantes que afectaron a la isla; incluyendo las formas en que fueron discutidos y considerados por la prensa puertorriqueña.

Tomemos por ejemplo un decreto publicado en un ejemplar de noviembre de La Gazeta que recuerda un huracán que tocó tierra en la isla el 29 de octubre de 1867. El decreto expone que en la capital de San Juan, funcionarios puertorriqueños, incluido el Sr. Don José María Marchesi, se reunió en La Fortaleza para discutir los conflictos que rodean los daños por huracanes y los esfuerzos de socorro. El huracán mencionado en este decreto es, de hecho, el huracán San Narciso, una tormenta que causó aproximadamente 211 muertes en la isla debido a inundaciones y alrededor de 13 millones de escudos (la moneda española en ese momento) en daños y perjuicios. Es importante señalar que los huracanes y las tormentas tropicales se nombraron después de los días santos durante este período.

De La Gazeta- 7 de noviembre del 1867

Los efectos nocivos del huracán se reflejan en las palabras del decreto con mención de las familias que sufren y que “se presentan a las puertas de nuestras casas para pedir un pan con que alimentarse”. También se mencionan daños agrícolas, con un breve testimonio hecho por un agricultor en la ciudad de Manatí proclamando que su vida se siente reducida a la de los animales que cuida.

De La Gazeta- 7 de noviembre del 1867

La siguiente página muestra una tabla que los alcaldes del pueblo de Puerto Rico habrían completado para calcular todos los daños y pérdidas por la tormenta. La tabla incluye secciones para contar el número total de daños estructurales, productos perdidos, animales de haciendas perdidas y, en última instancia, muertes.

Tabla de La Gazeta- 7 de noviembre del 1867

El huracán Narciso ocurrió durante un tiempo cuando Puerto Rico aún estaba bajo el dominio español. No fue sino hasta 1898, con los resultados de la Guerra Hispanoamericana, que Puerto Rico se convirtió en territorio de los Estados Unidos. El año siguiente, Puerto Rico se enfrentó a otro huracán importante, San Ciriaco. San Ciriaco tocó tierra el 8 de agosto de 1899, causando aproximadamente 3,369 muertes y un estimado de 35,889,013 dólares en daños y perjuicios. La intensa tormenta y sus secuelas se detallaron en un ejemplar de La Correspondencia. La parte “Temporal” del problema se divide en secciones con algunos de los pueblos de Puerto Rico, incluidos Arecibo, Guayama, Ciales y Yabucoa, que describen la tormenta y los daños locales. Algunas de las secciones son breves, con documentación simple, mientras que otras son mucho más largas con testimonios gráficos de los ciudadanos de la isla, incluido uno de Manuel Cerecedo. Si testimonio fue el siguiente:

De La Correspondencia- 14 de agosto del 1899

San Ciriaco es el primer huracán que sufrió Puerto Rico como territorio de los Estados Unidos. Así, como señala el académico Staurt B. Schwartz en su libro Sea of Storms, el huracán puso a prueba el futuro político de la isla, ya que todavía había especulaciones sobre su soberanía. Las secuelas del huracán fueron bastante brutales ya que la economía sufrió por la pérdida de cultivos, especialmente el café, y con una gran cantidad de la población de la isla sin hogar.

El gobernador militar de Puerto Rico durante ese tiempo emitió una remisión de impuestos a la isla, pero Estados Unidos no estableció fondos oficiales para el alivio de huracanes. Como resultado, se manifestó un programa de caridad en los Estados Unidos, un acto que Schwartz interpreta como un movimiento político para demostrar la eficiencia de la nación hacia Puerto Rico. Sin embargo, los fondos de caridad se les dieron a los propietarios de las plantaciones, en lugar de a las víctimas y los que quedaron en la indigencia por la tormenta.

Algunas secciones de periódicos parecen elogiar a los Estados Unidos por su ayuda, como esta que se encuentra en La Correspondencia.

De La Correspondencia- 28 de agosto del 1899

Otros escritores, sin embargo, son mucho más críticos. En un número de La Democracia, en la sección de “Ante el Problema”, el escritor insta al lector a no desesperarse por completo, pero al mismo tiempo a no dejarse engañar por falsas ilusiones. En cambio, el escritor quiere que el lector encuentre un equilibrio entre los dos polos en medio de las devastadoras secuelas de San Ciriaco. El escritor explica que con el estado actual de ruina de la isla, si su “nueva metrópoli” no hace nada para ayudar, la isla “perecerá sin remedio”. Además, el escritor saca a la luz que se necesitan millones para reconstruir las varias haciendas que son esenciales para la economía de Puerto Rico en la producción de café, azúcar y otros cultivos, y que los fondos de socorro deben ir directamente a los pobres.

De La Democracia- 25 de agosto del 1899
De La Democracia- 25 de agosto del 1899

Otros artículos están más politizados, como lo demuestra uno de La Democracia. El escritor, en este caso, le dice al público que se preocupe más por el “ciclón social”, es decir, el estado en el que la isla se encuentra como territorio de los Estados Unidos y con el “árbol de la autonomía” en vez del “ciclón físico”.

De La Democracia- 19 de agosto del 1903
De La Democracia- 19 de agosto del 1903

En total, estos ejemplos de periódicos muestran partes de la larga historia de Puerto Rico en lidiar con tormentas tropicales y huracanes. Mientras que algunos casos son únicos, otros parecen bastante relevantes para el presente, dando la impresión de que la historia se repite o las situaciones nunca parecen cambiar. Con esta nueva temporada de huracanes, uno solo puede esperar lo mejor y que todos permanezcan seguros.

 

 

Escrito por Katiana Bagué. Traducido por Melissa Jerome.

Referencias:

Salivia, Luis A. (Luis Alfredo). 1972. Historia de los temporales de puerto rico y las antillas, 1492 a 1970. [2. ed. rev. y aumentada. ed. San Juan, P. R: Editorial Edil.

Schwartz, Stuart B. Puerto Rico’s hurricane maría proves once again that natural disasters are never natural. in History Newsnetwork, Columbian College of Arts & Sciences, George Washington University [database online]. 2018 [cited May 15 2018]. Available from https://historynewsnetwork.org/article/167090.

———. 2015. Sea of storms : A history of hurricanes in the greater caribbean from columbus to katrina. Princeton, New Jersey: Princeton University Press

Leave A Comment

css.php