Las Curas Curiosas de Ed Greene – Lo que aprendemos del médico de un pueblo pequeño sobre la medicina americana

Political cartoon showing the people balking at the cost tag of turberculosis in Florida each year. A grim reaper sits on top of the pile of money.
Cost of Tuberculosis Political Cartoon from The Pensacola journal-March 28, 1909

En un editorial de 1915, el periodista Samuel Hopkins Adams escribió: “La publicidad vende con éxito casi todo dentro de la gama de las necesidades humanas. Sin embargo, hay una cosa que no se puede vender: la salud” (Adams, 1915). Aunque Adams se estableció como una de las voces principales del fraude médico a principios del siglo XX, se equivocó; los hombres de negocios astutos podían—y pudieron—tener éxito en la venta de una serie de curas “milagrosas” y remedios para todo desde un dolor de cabeza a la tuberculosis. Adams no fue el primer informante de la medicina fraudulenta; en 1858, Dr. Dan King, médico de Massachusetts, publicó Quackery Unmasked, un tomo que criticaba los sanadores sin licencia y la obsesión del país con los vendedores de aceite de serpiente. Sin embargo, pasaron cincuenta años antes de que el gobierno comenzara a promulgar reformas significativas en la industria farmacéutica.

Los archivos del Florida and Puerto Rico Digital Newspaper Project brindan una visión única del mundo de los “medicamentos patentados:” productos sin licencia o reglamentación que se venden como medicamentos de venta libre, independientemente de su efectividad. A fines del siglo XIX y principios del siglo XX, la mayoría de los periódicos locales contenían docenas de anuncios de estos tónicos, pociones y píldoras de remedio universal. El marketing, en lugar de la ciencia, fue la clave para un negocio exitoso en los productos farmacéuticos. Los anuncios de panaceas buscaban convencer al público de que estaban enfermos, pero también a creer que los tratamientos falsos funcionaban. A nivel local, Ed Greene de Arcadia fue un maestro del marketing. Desde 1905 hasta 1908, The Champion y The De Soto County News presentaron con frecuencia anuncios médicos con titulares ominosos. “Bailar es fatal” advierte a los lectores que asistir a bailes en el invierno hace que uno sea susceptible a la neumonía y al consumo—dos condiciones potencialmente fatales a principios del siglo XX. Sin embargo, si los afligidos tomaban un jarabe llamado Foley’s Honey and Tar a la primera señal de angustia, no tenían nada que temer (The Champion, 1908). Greene, un farmacéutico local que se tituló “Dr.”, vendió curas para todo desde una tos común hasta epidemias mortales. En este periodo, las farmacias comercializan comúnmente las curas milagrosas; de hecho, los anuncios del rival local de Greene, el farmacéutico Harry Cross, a menudo aparecen junto a los suyos en los periódicos de Arcadia. Las promociones de Cross también prometen un alivio rápido y duradero para una variedad de aflicciones, pero cuando los anuncios de ambos hombres se publicaron lado a lado, queda claro que Greene poseía un gusto único por el sensacionalismo. Solo una edición de De Soto County News de 1905 presentó anuncios de Greene que provocaban ansiedad con titulares sorprendentes como “Brutalidad Increíble”, “La Mortalidad Sorprendente”, “Quemaduras Dolorosas,” y “Alimento Tóxico” (De Soto County, Sept. 1905). Estos títulos vagos y de mal agüero atraen a los lectores a lo que generalmente es un relato de primera mano de un consumidor que se curó o se escapó de un destino sombrío gracias a los productos vendidos por el Dr. Greene. “Salvó su vida” afirma un titular, junto con el testimonio: “estaba bajo el tratamiento de dos médicos, y me dijeron que uno de mis pulmones había desaparecido y el otro estaba muy afectado” (De Soto County, Oct. 1905). ¿Por qué no perece un hombre en condición tan terrible? Afortunadamente, tomó dos botellas de Ballard’s Snow Liniment para curarlo por completo.

Newspaper article with advertisment for Ballard's Horehound Syrup
An example of Ed Greene’s hyperbolic advertising from The champion (Arcadia, Fla.)- January 23, 1908

Si bien estas historias pueden parecer exageradas y obviamente fraudulentas, el creador del producto, James F. Ballard, adquirió una fortuna considerable a través de su negocio de medicina patentada. A principios del siglo, la industria de la medicina patentada generó más de $ 70 millones anuales (Boyle, 2013). En un momento en que los médicos y científicos con licencia habían diseñado avances médicos genuinos, el uso y la popularidad continuada de estas panaceas afectaban a la comunidad médica. Los médicos estadounidenses creían que las patentes de productos farmacéuticos daban prioridad al beneficio sobre la medicina. Así, fue una violación ética de su dedicación a la curación. La comunidad médica pensó que las fórmulas secretas y el conocimiento patentado interferían con las pruebas de la eficacia de ciertos compuestos e impedían las investigaciones futuras. También le preocupaba que se pudiera engañar al público para que comprara productos fraudulentos o incluso peligrosos (Gabriel, 2016).

El escándalo de Peruna de principios del siglo XX ilustra el potencial peligroso de los medicamentos patentados. Comercializada como una cura para el catarro (acumulación de moco), la droga Pe-Ru-Na decía curar todo tipo de problemas corporales, como dolores de estómago, tos y dolores de cabeza. Dr. Samuel Hartman, el creador de la droga, lanzó una campaña publicitaria tremendamente exitosa que afirmó que el catarro causó la mitad de todas las enfermedades humanas. Los periódicos puertorriqueños de principios de siglo estaban especialmente plagados de mercadotecnia de Pe-Ru-Na. La compañía de Hartman publicó anuncios extensos y extravagantes en La Correspondencia de Puerto Rico (San Juan) y La Democracia (Ponce). Las adversidades mostraban imágenes de mujeres blancas felices y bien vestidas junto a testimonios de supuestas cartas de agradecimiento al Dr. Hartman. En un pasaje, la señorita Loretta Wall de St. Paul explica que sufría terriblemente de dolores de estómago hasta que bebió tres botellas de Peruna. Ella debe su recuperación y la salud duradera a la droga. Otra mujer, la Sra. Davis de Nashville, Tennessee, probó numerosos remedios durante veinte años y perdió toda esperanza hasta que encontró a Peruna. Ahora se aparece y se siente más joven (La democracia, 1907).

Article surrounding cross illustration with names and illustrations of four women. Anothe in the center lays a wreath on a bottle of peruna
The Triumphs of Peruna from The Ocala evening star (Ocala, Fla.)-May 30 1903
Article with illustration of 6 illustrated faces in a dark hand labeled "gripe"
Apresados por la Gripe from ” La correspondencia de Puerto Rico (San Juan, P.R.)-November 9, 1907

Preocupados por las promociones robustas de Peruna de empresarios influyentes, amas de casa y políticos, algunos ciudadanos emprendedores investigaron de cerca las supuestas curas del remedio. El mencionado periodista Samuel Hopkins Adams se ganó la reputación de investigar medicamentos patentados. En 1905, expuso las falsas afirmaciones de las compañías farmacéuticas en una serie de once partes titulada, “The Great American Fraud.” A menudo, se acredita la exclusiva de Adams con la aprobación de la 1906 Pure Food and Drug Act. Las curas fraudulentas de Pe-Ru-Na fueron una parte central de la investigación de Adams. Reveló que la droga era 28% de alcohol, lo que proporcionó un efecto que estimuló al paciente y adormeció temporalmente el dolor. Estos cambios hicieron que el consumidor creyera que se había beneficiado del tratamiento. Los médicos informaron que muchos de sus pacientes desarrollaron adicciones al alcohol después de tratar de curar sus enfermedades con estos bíteres homeopáticos (Adams, 1905).

Bottles showing the amount of alcohol content in various cures and beverages
Alcohol Content from The Great American Fraud by Samuel Hopkins Adams (1905)

Otro jugador clave en la revelación del fraude médico fue la Asociación Médica Americana (AMA). Ya en el siglo XIX, la práctica médica todavía no estaba organizada ni regulada; había pocas restricciones sobre quién podía practicar la medicina y qué educación formal se requería. En ausencia de supervisión federal, la AMA, una organización privada, se estableció como una voz principal en la profesionalización y regulación de la atención sanitaria. Desdeñoso por la popularidad y las reclamaciones fraudulentas de medicamentos patentados, la AMA lanzó el departamento “Propaganda for Reform.” En 1905, también estableció a “Council on Pharmacy and Chemistry” (Consejo de Farmacia y Química), un laboratorio interno que analizó el contenido de los medicamentos patentados. Con frecuencia, el jefe del departamento, Arthur J. Cramp, escribió artículos para el Journal of the American Medical Association que advirtieron sobre los peligros de los medicamentos patentados. Su columna semanal investigó afirmaciones médicas milagrosas y expuso los ingredientes y las mentiras de las panaceas populares. Dr. Cramp estaba muy preocupado por los efectos sociales de comercializar la medicina directamente a los consumidores. Dirigidos por la publicidad falsa, los miembros del público corrían el riesgo de autodiagnóstico incorrecto de su enfermedad. Por el contrario, podrían estar convencidos de que la panacea “curó” una enfermedad que se habría remediado a su debido tiempo. Profundamente dedicado a la salud pública, Cramp ofreció lecturas educativas gratuitas sobre los peligros del curanderismo a las escuelas, los grupos profesionales y las organizaciones cívicas de todo el país (Boyle, 2013). Fue un pionero en la regulación farmacéutica y contribuyó en gran medida a la profesionalización de la medicina estadounidense. El trabajo realizado por Adams, Cramp y otros ciudadanos agudos sentó las bases para prácticas más saludables en la medicina.

Bibliografía

Adams, Samuel Hopkins. “If It’s Medical, It’s a Swindle” New York Tribune. (New York, NY), 06 Jan. 1915. Chronicling America: Historic American Newspapers. Lib. of Congress <https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn83030214/1915-01-06/ed-1/seq-1/>

_______. The Great American Fraud: A Series of Articles on the Patent Medicine Evil, Also, the Patent Medicine Conspiracy against the Freedom of the Press (New York: P.F. Collier, 1905).

Boyle, Eric W. Quack Medicine: A History of Combating Health Fraud in Twentieth-century America (Santa Barbara, CA: Praeger, 2013). xvii

The Champion. (Arcadia, Fla.), 02 Jan. 1908. Chronicling America: Historic American Newspapers. Lib. of Congress. https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn95047227/1908-01-02/ed-1/seq-2/

La democracia. (Ponce, P.R.), 04 May 1907. Chronicling America: Historic American Newspapers. Lib. of Congress. <https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn90070270/1907-05-04/ed-1/seq-4/>

The De Soto County News. (Arcadia, Fla.), 15 Sept. 1905. Chronicling America: Historic American Newspapers. Lib. of Congress. https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn95026908/1905-09-15/ed-1/seq-16/

The De Soto County News. (Arcadia, Fla.), 20 Oct. 1905. Chronicling America: Historic American Newspapers. Lib. of Congress. https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn95026908/1905-10-20/ed-1/seq-8/

Gabriel, Joseph M. “Pharmaceutical Patenting and the Transformation of American Medical Ethics.” The British Journal for the History of Science 49, no. 4 (December 2016): 577-600.

Leave A Comment

css.php