El Caso de Isabel González

 

Snippet from La Democracia- March 18, 1903
De La Democracia- 18 de marzo 1903

El estado político de los puertorriqueños ha sido cuestionado desde que la isla fue anexionada por los Estados Unidos a fines del siglo XIX como resultado de la Guerra Hispanoamericana. Las preguntas sobre la ciudadanía de los puertorriqueños en los Estados Unidos definitivamente surgieron durante el caso de la Corte Suprema Gonzales v. Williams (1904). El caso involucró a Isabel González, una puertorriqueña de veinte años que decidió abandonar la isla en rumbo a Nueva York en 1902. Isabel, en ese momento, estaba embarazada y planeaba reunirse con su prometido que había encontrado un trabajo en el continente. Isabel también tenía algunos familiares que residían en Nueva York, incluidos su hermano, Luis González, y su tío, Domingo Collazo. Isabel no pensó que surgirían problemas en sus viajes, ya que era común que la gente de la isla viajara libremente a los Estados Unidos. Sin embargo, mientras se encontraba a bordo del S.S. Filadelfia, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos emitió nuevos protocolos de inmigración, que calificarían a Isabel de inmigrante extranjero. A pesar de que Isabel se consideraba ciudadana de los Estados Unidos, los funcionarios de inmigración no le permitieron ingresar a Nueva York. El caso fue notable y cubierto extensamente por la prensa puertorriqueña. Periódicos, como La Correspondencia (1890-1943), trabajaron para cuestionar si Isabel González era efectivamente ciudadana de los Estados Unidos. Posteriormente, su destino llegó a determinar el de toda la población puertorriqueña.

A su llegada a los Estados Unidos, Isabel fue detenida y trasladada a la Ellis Island. Allí, el recién nombrado Comisionado de Inmigrantes, William Williams, estableció políticas en las que las personas que viajan con menos de diez dólares podrían ser sospechosas de una mayor investigación. Mientras que Isabel tenía más de diez dólares en su persona, Williams todavía la etiquetó con una carga pública ya que viajaba sola mientras estaba embarazada. Considerado como “inmoral”, se le impidió ingresar al continente hasta que un pariente o un familiar pudiera reclamarla.

La prueba resultó ser más complicada ya que su tío, Domingo Collazo, y su hermano, Luis González, trataron de reclamarla y convencer a los funcionarios de Ellis Island de que Isabel no entraba a los Estados Unidos por razones “inmorales”. Incluso con sus declaraciones y garantías de que la cuidarían, no se le permitió irse. Por lo tanto, Collazo emitió una petición de hábeas corpus para Isabel. La petición fue aprobada a través del Tribunal de Circuito de los EE. UU. para el Distrito Sur de Nueva York.

En un número de La Correspondencia del 27 de septiembre de 1902, se puede encontrar una carta al Director Superior del periódico del tío de Isabel, Domingo Collazo, bajo el título “Una carta de Nueva York”. Pronto se acercaba un veredicto a nivel del tribunal de circuito en el momento en que se escribió la carta. Algunos detalles del caso están relacionados en la carta, como los nombres del juez involucrado en la decisión del veredicto, el juez Lacombe y los abogados que defienden a Isabel González, Charles E. Le Barbier y Orrel A. Parker. Ambos abogados fueron elogiados por el periódico ya que el subtítulo de la carta exclama que “los puertorriqueños deben saludar con respeto y reconocimiento a los abogados americanos señores Charles E. Le Barbier y Parker”. Collazo, en su carta, menciona cómo ha tenido que “gastar dinero con sus propios ingresos” para la defensa de su sobrina Isabel González. Sin embargo, cree que hay que hacer algo, incluso “a costa de la tranquilidad y los bolsillos de los que no importan las elecciones de los partidos políticos de la isla”. Collazo termina su carta con la frase “quieren la jaula pero rechazan a los pájaros”, que se relaciona con la forma en que siente que los Estados Unidos ha tratado a los puertorriqueños. Quieren el territorio, pero rechazan a sus habitantes.

Snippet from La Correspondenica-1902
De La Correspondencia, 27 de septiembre del 1902

A nivel de tribunal de circuito, el juez Lacombe concluyó que Isabel González era una inmigrante extranjera y, por lo tanto, no podía ingresar libremente al continente. Los hechos del veredicto fueron publicados en la portada de otro número de La Correspondencia el 18 de octubre de 1902.

Snippet from La Correspondencia- 1902
De La Correspondencia, 18 de octubre del 1902

El caso fue apelado ante la Corte Suprema y el abogado estadounidense Fredric R. Coudert Jr. y el comisionado residente puertorriqueño Federico Degetau y González se involucraron en el asunto. Coudert Jr. había sido previamente uno de los abogados en otro caso de la Corte Suprema, Downes v. Bidwell (1901), un caso que argumentaba si los derechos de la Constitución de los Estados Unidos se aplicaban a los territorios de los Estados Unidos. Degetau en ese momento era extremadamente activo en la política puertorriqueña y abogó por la estadidad y la ciudadanía de los Estados Unidos para la isla y sus habitantes. Por lo tanto, ambas figuras lucharon firmemente por la causa de Isabel González, a pesar de que cada uno tenía su propio enfoque sobre el tema, un hecho que el erudito Sam Erman describe bien en su artículo “Los significados de la ciudadanía en el imperio estadounidense: Puerto Rico, Isabel González y el Corte Suprema.”

Snippet from La Democracia
De La Democracia, 11 de julio del 1904

Una carta de Degetau al Secretario de Comercio y Trabajo de los Estados Unidos se publicó en La Correspondencia el 8 de octubre de 1903. El encabezado de la carta declara “Al fin protesto públicamente el Sr. Degetau de la aplicación en los Estados Unidos a los puertorriqueños, de las leyes de inmigración”. Degetau expresa cuestiones relacionadas con las leyes de inmigración de los Estados Unidos y que considerar a los puertorriqueños como inmigrantes extranjeros va en contra del Tratado de París (1898), la Constitución de los Estados Unidos y otras leyes de los Estados Unidos. Por ejemplo, Degetau evoca el 3 de marzo de 1903 de los Estados Unidos, un acto que discute las regulaciones de los inmigrantes extranjeros que entran a los Estados Unidos. La Sección 2 de la Ley enumera los tipos de personas excluidas en los Estados Unidos, mientras que la Sección 33 establece que las palabras “Estados Unidos” abarcan no solo el país, sino también sus territorios y las aguas que lo rodean. Por lo tanto, Degetau no puede entender por qué los residentes de la isla, como Isabel González, serían considerados extranjeros inmigrantes cuando, de hecho, Puerto Rico es parte de los Estados Unidos.

Snippet from La Correspondencia-
De La Correspondencia, 8 de octubre del 1903

La población puertorriqueña estaba ansiosa por conocer los resultados del caso. Esto es evidente en la portada de la edición del 19 de diciembre de 1903 de La Correspondenica donde se puede encontrar un subtítulo que dice “Pronto sabremos la opinión de la Corte Suprema de los Estados Unidos respecto de nuestro status político. Se discute en estos momentos el caso de Isabel González, que presenta el problema ‘de si la bandera sigue o no la Constitución’ “. En realidad, los resultados del caso no aportaron mucha más claridad a la situación. El caso fue positivo en el sentido de que decidió que Isabel González, y por lo tanto todos los puertorriqueños, no eran extranjeros inmigrantes, pero no quedó claro si realmente eran ciudadanos de los Estados Unidos.

Snippet from La Correspondencia- 1903
De La Correspondencia, 19 de diciembre del 1903

No fue sino hasta la Ley Jones de 1917, trece años después del caso Isabel González, que a los puertorriqueños se les otorgó oficialmente la ciudadanía estadounidense. Sin embargo, es importante tener en cuenta que aquellos que viven en la isla no tienen los mismos derechos que aquellos que viven en el continente. También se puede argumentar que la situación política en Puerto Rico sigue siendo complicada con muchos problemas sin resolver. Por lo tanto, el caso de la Corte Suprema de Isabel González tiene mucha relevancia hoy, ya que es parte de una larga historia de puertorriqueños y sus luchas para lograr sus derechos.

 

Escrito por Katiana Bagué, traducido por Melissa Jerome

Referencias

Erman, Sam. 2010. Puerto rico and the promise of united states citizenship: Struggles around status in a new empire, 1898-1917. Doctor of Philosophy. University of Michigan.

Erman, Sam. 2008. Meanings of citizenship in the U.S. empire: Puerto rico, isabel gonzalez, and the supreme court, 1898 to 1905. Journal of American Ethnic History(4): 5, http://lp.hscl.ufl.edu/login?url=http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=edsjsr&AN=edsjsr.27501851&site=eds-live

Smith, Rogers M. 2017. The unresolved constitutional issues of puerto rican citizenship. Centro Journal 29 (1) (Spring2017): 56-75

Leave A Comment

css.php